Inspectoría General

Educación en familia: base de la convivencia escolar

Mario Sanzana Leiva – Inspector General

Convivencia (de con-vivir) es la potencialidad que tenemos las personas para vivir con otros en un ambiente de respeto mutuo y de solidaridad recíproca. Esta capacidad para relacionarnos sanamente entre todos los miembros de una comunidad, impacta en el desarrollo ético, socio-afectivo e intelectual de los niños.

La convivencia es una construcción colectiva cuya responsabilidad es de todas y todos quienes participamos en el proceso educativo, particularmente, de los adultos, quienes somos los encargados de dar el ejemplo sobre las formas de relacionarnos y resolver nuestros conflictos, considerando como base abrir diálogos con reflexiones y acuerdos, resguardando siempre la integridad de los demás, los buenos tratos, el respeto y la contención en aquéllos que difieren en cuanto a opiniones.

Los valores son necesarios para la convivencia escolar, imprescindibles para que ésta sea equilibrada y pacífica.

Desde una perspectiva formativa, la familia cumple un rol determinante en la inculcación de valores, normas de conductas y de convivencia. Es en familia donde se aprenden los primeros gestos, las primeras palabras, los primeros pasos y el primer concepto de nosotros mismos, del mundo. En ella se aprende a amar, a confiar, a compartir con otros.

Aun cuando los niños aprenden en el aula, de los libros, de sus profesores, con sus amigos y compañeros, de los medios de comunicación (cine, televisión, internet), la familia es el núcleo esencial de conocimiento, una vía principal de transmisión de valores y normas de conducta.

Si queremos que nuestros niños actúen, se comporten, de un modo adecuado y educado socialmente, tenemos un reto: nosotros, los adultos, tenemos que vivir y sentir los valores para poder transmitirlos con firmeza, coherencia y, sobre todo, con afecto.

La familia, por tanto, es el núcleo donde se inicia la construcción de los valores más importantes: respeto, solidaridad, disciplina, responsabilidad y honestidad. Si se viven en ella se podrán interiorizar, aprender y practicar. Desarrollar el respeto hacia los demás, enseñarles a dialogar, a cooperar con los otros, son hábitos que les ayudarán a convivir y conseguir una vida de mayor satisfacción, vivir con un mayor bienestar y satisfacción para sí mismos y para la sociedad.

Mario Sanzana Leiva

Inspector General – Colegio Etchegoyen

Reglamento de Convivencia Escolar

 

Protocolo de Bullying

 

Protocolo de maltrato de adulto a alumno

 

Protocolo de maltrato de estudiante a adulto

 

Protocolo de maltrato entre pares

 

Protocolo en caso de accidente

 

Plan de Seguridad Escolar

 

Protocolo de Abusos Sexuales

 

Encargado de Convivencia Escolar

 

Protocolo de Retención en el Sistema Escolar de Estudiantes Embarazadas